Medio Natural

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

• CLIMATOLOGÍA
El clima predominante en la zona de las Lagunas de Huanacache es del tipo árido, acentuado por características desérticas y con bajos valores pluviales medios anuales. Hay algo más de un 50% de humedad relativa y una temperatura media anual que se encuentra en torno a los 18º C. Los vientos predominantes en el sector Sur de la provincia pertenecen al cuadrante Sur-Sureste. No obstante, cabe destacar la presencia frecuente del viento Zonda y de un viento arenoso bastante común en la zona del Encón, proveniente del cuadrante Este.

• GEOMORFOLOGÍA
La topografía del sitio está determinada por las planicies finales de las cuencas del sistema Los Patos – San Juan, ubicada al Oeste de la Sierra de Pie de Palo, y por la cuenca del Vinchina-Bermejo, ubicada al Este de la misma. Estas dos cuencas confluyen en la zona de depresiones del sistema lagunar de Huanacache, reconfigurándose y dando continuidad al escurrir de las aguas a través de la cuenca del Río Desaguadero.
Los suelos que se observan en la zona del sitio Ramsar corresponden a dos tipos básicos: aridisoles y entisoles, cuyos orígenes remotos son los materiales aluviales y aluviales-coluviales.
En la parte Norte del valle, los suelos de la zona del sistema lagunar tienen la característica de ser suelos jóvenes e inmaduros, depositados por el Río San Juan en el cuaternario tardío. Los componentes de estos suelos provienen del transporte y la sedimentación que ha provocado el Río San Juan, además de los sedimentos aportados por los vientos y las crecientes generadas por las lluvias en las formaciones montañosas periféricas. También hallamos suelos arcillosos, playas salinas, fondos lacustre, arenales y médanos

• HIDROGRAFÍA
En términos hidrológicos, el conjunto encadenado de lagunas y bañados del sistema Huanacache representa uno de los humedales más extensos y singulares de la Región de Cuyo, cuya característica central es un régimen dinámico con periodos de abundancia hídrica y – a su vez – alternados con periodos de severa sequía. Es decir, épocas en que las lagunas se llenan y épocas en que se secan, dependiendo del discurrimiento de las aguas de los ríos cordilleranos y de la precipitación aleatoria de lluvias estacionales.
En las cercanías del límite con la Provincia de San Luis, los cuerpos lagunares del Este del sitio Ramsar muestran una de las características del sistema Huanacache: sus ritmos dinámicos, con épocas de llenado y de vaciado.
¿Qué es un humedal?. Ajustándonos a la definición propuesta en la convención Ramsar, los humedales son todos aquellos cuerpos de agua – ya sea de régimen natural o artificial, permanentes o temporales, estancadas o corrientes – de no más de seis metros de profundidad. Los humedales constituyen un soporte natural en el que tienen lugar un conjunto peculiar de relaciones biológicas, las que a su vez yacen condicionadas a la abundancia o escasez de agua.
El sistema Lagunar de Huanacache es un tipo específico de humedal de la bioregíón de Monte. Se caracteriza por la presencia de ríos de mediana estabilidad (como el Río San Juan), arroyos y lagos estacionales. Estos se interconectan con pantanos, charcas salobres o alcalinas, pantanos dominados por vegetación arbustiva o depresiones inundadas. Dicha tupida red de lagunas y charcas se alimentan del Sistema Hídrico de Huanacache – Desaguadero – Salinas del Bebedero, en cuyas cuencas discurren los ríos San Juan, Mendoza, Vinchina-Bermejo y Desaguadero. También hay otros afluentes de menor caudal, como pueden ser las aportaciones de las cuencas aluvionales de las serranías de Pedernal y del Río del Agua.
Cabe destacar la necesidad de mejorar las intervenciones públicas en torno a la delicada situación del régimen hídrico de la zona. Esto último es en consideración a la sobre-explotación del caudal de los ríos San Juan y Mendoza, que afecta a la disponibilidad de caudales mínimo, los que dan continuidad a las relaciones biológicas y sociales presentes en el humedal. Los impactos de la regulación y la explotación de los ríos tributarios del sistema lagunar de Huanacache son del todo evidentes, y estos permiten dar explicación a la creciente desertificación que afecta el sitio Ramsar cuyano.
El sistema de lagunas de Huanacache fue incluido en la convención Ramsar por ser altamente representativo de la bioregión de Monte y porque de sus aguas dependen más de 20.000 aves acuáticas de manera regular. Por otro lado, supone un resguardo de la diversidad genética de la flora y la fauna autóctona de esta región de Cuyo. A todo esto hay que sumar la vital importancia que este humedal tiene para la reproducción cultural y biológica de las comunidades humanas que dependen de él.

• HÁBITATS
Desde la óptica de la biogeografía, el sitio se encuentra dentro de la Región Neotropical en el marco del predominio del tipo Chaqueño, de manifiesta inserción en la provincia fitogeográfica de Monte. Sin embargo, también presenta la introducción de una cuña del chaco seco, hacia el Norte del sitio sanjuanino.
El área del Sitio Ramsar de Las lagunas de Huanacache, como unidad natural, se diversifica a través de la presencia de distintos hábitats, los que pueden definirse como aquellos espacios en los que convergen una serie de factores abióticos. Estos modelan las condiciones ambientales, creando así lugares aptos para la existencia de determinadas especies. Cabe desatacar el rol preponderante que la dinámica del agua tiene en la determinación y la modificación de algunos de los hábitats de Huanacache.
En el hábitat lacustre, las unidades fundamentales son los cuerpos lagunares o ciénagas que caracterizan a todo el sitio. Estos cuerpos de agua no son constantes; por el contrario, los mismos están sujetos a una dinámica de llenado y de secado de gran importancia para la avifauna. Un segundo hábitat es el secano-salino, cuyas características son las superficies de barriales secos de una importante impronta salina en las que se observan distintos tipos de matorrales y bosques. Se observan también grandes extensiones de hábitat de médanos y arenales, que son los más importantes de la provincia y del país por sus dimensiones y diversidad. Los grandes médanos del Encón son fácilmente apreciables. Un cuarto hábitat está constituido por el pedemonte de las Sierra del Guayaguas y de las serranías de Pedernal. Las mismas son importantes hábitats para varias especies de juncales, pastizales y pajonales. Además, constituyen pequeñas cuencas aluvionales que aportan aguas a las lagunas de forma autónoma. Un último hábitat es el que ha construido el ser humano: el área agrícola, cuyas características son la labor de la tierra y la producción agropecuaria.

• FLORA
El Sitio Ramsar conforma el humedal más extenso de la región cuyana. El mismo contiene una gran variedad de hábitats que albergan a una importante diversidad de especies animales y vegetales, constituyéndose en un patrimonio de gran valor para su conservación.
La flora se caracteriza por la presencia de un extendido estrato herbáceo, en el que se observan las comunidades de Junquillar y la del Pastizal seco e inundado, además de otras especies rastreras. Se presenta también un estrato arbóreo, rebrote de un bosque originario que fuera explotado intensamente en tiempos pasados. En la actualidad, se puede apreciar la presencia de importantes islas de bosque nativo, algarrobales y chañarales, los que se erigen como principales componentes de este estrato. En menor medida, se observa una discreta presencia del Quebracho Blanco en la región correspondiente a las laderas de las Sierras de Guayaguás. El estrato de mayor cobertura está constituido por especies arbustivas, los que conforman Retamales, Jarillales, Zampales, Chilcales y Lamarales. En general, su distribución responde al relieve y a las características del suelo. La vegetación palustre está representada por Juncáceas y Ciperaceas de diferentes especies. Se encuentran además especies introducidas (como el tamarindo), las que se han invadido las márgenes del Rio San Juan.

• FAUNA
La fauna general del sitio presenta elementos típicos de la provincia biogeografica del monte, mientras que hacia el Sur se ensamblan elementos patagónicos. En consecuencia, la fauna que se ha podido identificar está compuesta por distintas especies, de las cuales las más representativas son:

Felinos, como el Gato Montés (Oncifelis geoffroyi), el Gato del Pajonal (Lynchailurus pajeros), el Gato Moro o Eyra (Herpailurus yaguarondi) y el Puma (Puma concolor) que se encuentran en toda la zona.
Roedores, entre los que se destacan la Mara o Liebre Criolla (Dolichotis patagonum), el Coipo o Nutria (Myocastor coypus) y los Cuises (Microcavia australis).
Las aves son el grupo más abundante, siendo uno de los componentes faunísticos principales que justifican la declaración del área como Sitio Ramsar. Algunas de estas son de grandes dimensiones y corredoras, como el Ñandú (Rhea americana). Hay varias especies de Perdices (Nothoprocta sp.), y Martinetas (Eudromia elegans). Las rapaces están representadas por diferentes falcónidos y águilas, entre las que se destaca el Águila Coronada (Harpyhaliaetus coronatus), recientemente declarada como especie en peligro de extinción. Se observan también importantes bandadas de Loros y Catas (Psitacidos), sobresaliendo por su población la Catita Verde Común (Myopsitta monachus) cuyos nidos son cada vez más abundantes. También se pueden observar Carpinteros (Colaptes melanolaimus) y trepadores como los Chincheros (Lepidocolaptes angustirostris). Hay una gran diversidad de paseriformes del monte: Chingolos (Zonotrichia capensis australis), Jilgueros (Carduelis magellanica), Boquense (Phrygilus gayi), Corbatitas (Sporophila collaris) y Diuca (Diuca diuca) entre otras. En los bañados de El Encón y del Bermejo, hay importantes zonas de nidificación de aves de ambientes acuáticos, especialmente de Flamencos (Phoenicopterus chilensis) y de varios tipos de Garzas y Patos.
Numerosos Reptiles (Lagartos y lagartijas) también Ofidios como la Lampalagua (Boa constrictor occidentalis) y algunas Culebras. También se suele observar la Tortuga Terrestre (Geochelone chilensis) que cada vez es más escasa debido a su comercio y tráfico ilegal.
Los invertebrados tiene numerosos representantes en la zona debido a la humedad presente en estos ambientes.
Entre los peces hay una especie introducida e invasiva, la Carpa (Cyprinus carpio), que ha desplazado a la especies nativas.

Anuncios